fbpx

Design Thinking – Fase 4: Prototipar

Es momento de llegar a la cuarta fase de Design Thinking, prototipar. Tras haber definido las necesidades de los clientes y generado ideas que potencialmente pueden cubrirlas, nos toca pasar a la acción. Para ello, la cuarta y la quinta fase de Design Thinking tienen como objetivo pasar a la implementación. En esta entrada te explicamos el cuarto paso de Design Thinking: prototipar. Y por qué nosotros le hemos dado una pequeña vuelta en BusinessADN.

O por qué hay formas para pasar de la idea a la acción sin necesidad de gastar demasiado tiempo y dinero.

[ Eduardo, un alumno de nuestro curso 101 Emprendimiento de UNED quiere introducir cerveza artesana en su bar. Ha detectado que alguno de los clientes habituales ha empezado a cuestionar las marcas de cerveza que tiene habitualmente y lo valora como vía para ampliar sus fuentes de ingresos y quizá aprovechar para modernizar la imagen de su negocio y atraer nueva clientela. ]

Eduardo: Creo que es una buena idea, pero todos los distribuidores me exigen un mínimo de botellas muy alto, no sé si podré darles salida y tampoco tengo claro cuál elegir.

Cristina: ¿Por qué no haces una prueba antes? ¿Has pensado cómo impactaría en tus actuales clientes?

Eduardo: Supongo que a los actuales clientes les gustará… Y sobre hacer una prueba, lo pensé cuando hablamos de prototipos en el curso, pero todo va enfocado a productos digitales. Esto es otra cosa.

Cristina: ¿Y si te dijese que es incluso más sencillo este caso que si tuvieses una app? Pero lo primero es tener claro qué queremos probar, ¿quieres atraer nuevos clientes o saber qué marca funciona con tu clientela habitual? Es complicado analizar ambas cosas a la vez…

Eduardo: Mmmm… pues mi primer objetivo es saber si a mis clientes actuales les gusta, solo con eso ya estaría aumentando márgenes.

Cristina: Vale, pues te propongo el siguiente experimento. Elige el día de la semana en el que suela ir más gente de tus habituales. Compra en el supermercado 50 tercios de las tres marcas de cerveza artesana que creas pueden funcionar. Y con una semana de antelación, anuncia el “Día de la cerveza artesana”, pincho + tercio cerveza artesana por 3 euros. Y muy importante, necesitas registrar de alguna manera el ritmo al que se consumen las distintas marcas.

Obviamente esta conversación es un resumen de una tutoría mucho más larga. Pero como comentábamos en la Fase Idear, recoge la esencia que nos permite introducir la cuarta fase de Design Thinking, el prototipado.

Design Thinking Prototipar

Y nos da pie a explicar la aproximación que utilizamos en BusinessADN para ponerla en práctica en la fase que hemos denominado EXPERIMENTAR.

Las tres primeras fases de Design Thinking nos lleva a tener un puñado de ideas que conectan con las necesidades que hemos detectado de los clientes. Ahora es el momento de aterrizar esas ideas y ponerlas en práctica.

Debemos materializar la solución/es que hemos pensado y ponerla frente a los clientes para comprobar que efectivamente satisface sus necesidades reales de nuestro público objetivo.

¿Qué significa esto?

Hay que pasar de la teoría a la práctica. El objetivo es conseguir datos de calidad que nos permitan determinar si nuestras hipótesis son correctas o incorrectas.

Y para ello, la idea de prototipo nos resultará de gran ayuda.

¿Cómo lo hacemos?

Experimentando con clientes reales en situaciones reales.

La clave es diseñar bien el experimento antes de llevarlo a cabo, teniendo en cuenta tres elementos:

  • Hipótesis: ¿qué quiero comprobar?
  • Experimento: ¿cómo quiero comprobarlo?
  • Datos: ¿qué quiero extraer del experimento?

A partir de aquí, poner en marcha experimentos debe estar en el ADN de todo emprendedor, de toda persona innovadora.

Y es aquí donde la idea de prototipado puede jugar un papel relevante. Los prototipos permiten “simular” de una manera sencilla el producto/servicio que tienes en mente para satisfacer la necesidad de tu cliente y pasar a comprobar si efectivamente lo satisface.

Por supuesto, no es imprescindible disponer de un prototipo para llevar a cabo un experimento, aunque suele ayudar. Pero perfectamente podemos llevar a cabo un experimento sin prototipo, como por ejemplo cambiando los productos del mostrador de una farmacia en base a las necesidades que hayamos detectado y midiendo cómo se comportan los clientes ante el cambio. Toda decisión, sea o no de negocio, se puede prototipar: experimentar con algo que simule la experiencia y dar el siguiente paso con algunos datos más que nos ayudarán a darlo mejor.

En BusinessADN encontrarás las técnicas más utilizadas para prototipar tanto productos físicos como servicios con la idea de que el coste sea siempre mínimo. Si llegado este punto te pica la curiosidad, hay muchos recursos gratuitos sobre esta cuestión en Internet. Un valor seguro es Néstor Guerra, con una recopilación de técnicas de prototipado en el blog de TeamLabs o en la ponencia en vídeo “10 herramientas para prototipar” para aquellos que tengáis tiempo para profundizar en el tema.

Por último, dos consideraciones adicionales:

  • Debemos realizar un experimento por cada una de las hipótesis que queramos validar.
  • No debemos enamorarnos ni del experimento ni del prototipo. deben cumplir una misión informativa pero idealmente deben costarnos poco tiempo y dinero. No son un fin en sí mismos.

Volviendo al ejemplo del principio, el experimento sirvió a Eduardo para validar de forma controlada y reduciendo el riesgo qué marca de cerveza artesana gustaba más entre sus clientes.

¿Cómo lo hizo? Te lo contamos en nuestra siguiente entrada del blog en la que hablaremos de la quinta fase del proceso.



×

Te contestamos ahora mismo.

Si tardamos más de 10 segundos, escríbenos a hola@businessadn.com

× Whatsapp abierto