fbpx

Design thinking (4 de 5) – Fase 3: Idear

Una vez identificada la necesidad de nuestros clientes el siguiente paso de la metodología Design Thinking es idear, o generar ideas que la satisfagan. Y en este post te explicaremos en qué consiste… y como lo aplicamos en BusinessADN.

O por qué todo el mundo tiene la capacidad de generar ideas, filtrar las mejores y que sean la base de tus soluciones.

Miguel (maldiciendo a todo y a todos): ¡¡¡Estoy bloqueado!!!
Marijose: ¿Has pensado en utilizar a Da Vinci?
Miguel: Mamá, déjame tranquilo, por favor… que bastante tengo con los mil frentes que no consigo cerrar. Y encima estoy llamando a Alb y no me coge, y tenemos que solucionar lo de la visita a Arriaca.

(1 hora después… Miguel caminando hacia su casa…)

Miguel: Coño, Da Vinci… ¡¡¡eso es!!!

Esta escena costumbrista entre Miguel y su madre es totalmente real y contribuyó decisivamente al diseño metodología de BusinessADN.

Design Thinking Idear

En el proceso creativo hasta llegar al concepto actual de BusinessADN sufrimos varios bloqueos. Teníamos experiencias en cursos anteriores y habíamos aprendido mucho de 101 Emprendimiento en la UNED. Queríamos que BusinessADN fuese accesible para todos los públicos, para lo cual teníamos claro que teníamos que hacerlo accesible no solo en el precio sino también en los contenidos.

Y sin embargo, nos estaba costando llegar a una solución que se ajustase a la necesidad. Y es ahí donde la conversación entre Miguel y su madre nos abrió una ventana a una nueva forma de contenido interactivo que en forma de historia y pequeños retos incorporamos al principio de todas las sesiones como introducción a los contenidos.

Esta historia totalmente real nos sirve para introducir la fase IDEAR, la tercera etapa de la metodología Design Thinking. El objetivo de esta fase es generar un gran número de ideas, con independencia de que no estén conectadas entre sí o no se parezcan en nada a nuestra idea inicial.

¿Qué significa esto?

  • En primer lugar, el principio fundamental es que la generación de ideas debe ser un proceso creativo y sin límites y no hay que descartar opiniones de antemano, por raras que puedan parecer. Esto no quiere repensar o descartar algunas que no puedan llevarse a cabo. Pero inicialmente debemos adoptar una mentalidad abierta.
  • Por otro lado, en esta tercera fase nos enfrentamos a un primer “conflicto” entre lo que consideramos una buena idea (nuestra idea) y lo que parece que nuestro público objetivo necesita. La fase DEFINIR nos ha permitido obtener una visión más cercana de nuestro potencial usuario/cliente pero también nos plantea probablemente un reto distinto del que imaginábamos inicialmente.

Idear en Design Thinking: ¿Cómo lo hacemos?

En el tercer módulo de BusinessADN planteamos tres fases consecutivas y en cada una de ellas esbozamos algunas de las principales herramientas que facilitan su implementación:

  1. Generación de ideas: el objetivo de esta primera etapa es formular nuevas soluciones que potencialmente puedan satisfacer la necesidad definida en la fase anterior. El famoso brainstorming o tormenta de ideas se puede aplicar de una manera sistemática.
    Para ello, herramientas como el método Scamper son útiles para darnos puntos de vista distintos.
  2. Filtrado de ideas: Una vez que tenemos un listado con varias ideas, toca filtrarlas. Para ello, introducimos algunas técnicas que pueden ayudar en esa tarea como la técnica de los 6 sombreros.
    En cualquier caso, es muy importante hacer una descripción objetiva de las ideas que no esté condicionada por nuestras suposiciones previas.
  3. Generación de soluciones: La clave ahora es pasar de ideas a diseñar soluciones en forma de productos o servicios que resuelvan los problemas concretos de tu cliente.
    Retomando el Value Proposition Canvas que introducíamos en la fase DEFINIR, toca completar la parte relativa a la solución. Para ello, debemos distinguir entre los deseos y/o los problemas que hemos detectado en nuestros clientes y debemos valorar cómo nuestra solución podría satisfacerlos (deseos) y resolverlos (problemas).

“La clave de tener éxito como emprendedor es tener buenas ideas…”

¿Cuántas veces has oído una frase parecida? En BusinessADN partimos de la base de que es un razonamiento incorrecto… o al menos, incompleto. Las ideas, por sí mismas, no tienen un valor especial en la mayoría de los casos. La distancia entre una idea genial y un negocio o proyecto de éxito es enorme.

Por eso la clave no es hablar de ideas, sino de soluciones. Convertir los problemas en retos que debemos solucionar.

¿Cuál es la parte positiva? Que todos somos generar nuevas ideas y existen herramientas diseñadas para ayudar en el proceso creativo. Conocerlas y, sobre todo, trabajar sobre ellas y utilizarlas en la práctica es la única manera de incorporarlas. No hay fórmulas mágicas que aseguren llegar a una “idea ganadora”, pero sí un camino para aprender a pensar de una forma innovadora.

* NOTA: Aseguramos que ninguna madre ha salido herida en la realización de este curso. Gracias Marijose Berciano por ser tan crack 🙂